historia parroquia Ntra. Sra. Asuncion


Los cinco grupos de matrimonios de nuestra comunidad se reúnen mensualmente para formarse y compartir, con el siguiente objetivo:

Afianzar, en los cinco grupos de matrimonios, en las parejas de novios y en todas las familias que seamos capaces de llegar, la vivencia y la formación de la fe cristiana para que las propias familias se constituyan en transmisoras del evangelio.

Para todo ello tenemos las siguientes acciones:

- Reunión mensual de formación.
- Convivencia familiar de matrimonios el 31 de Mayo.
- Celebración gozosa, fiesta de la Sda. Familia, de las Bodas de Oro y Plata.

Félix y Mercedes
Julio y Mercedes
Pedro y Jesusa
Santiago y Desamparados
Manolo y Caqui

Maxi y Pilar
Pepe e Isabel
Manuel y Gerardita
Juanma y Desusa
Pepe y Luisi

Ángel y Luisi
Jesús y María Jesús
Pedro y María José
Sebastián y Mari
Francisco y Rosa

Javier y Marien
José Luis y María José
Vicente y Nati
Juan Carlos y Mª Carmen

La  Familia
transmisora
de valores.

grupo familiar

Juanjo y Milagros
José Miguel y Mª  Luisa
Miguel Ángel y Yolanda
Basilio y Maribel

La Familia,
santuario
de la vida.

Somos un matrimonio que llevamos seis años casados. Formamos un grupo de matrimonios hace cuatro años junto con otras cuatro parejas, con edades comprendidas entre los veinticinco y los treinta y cuatro años. La iniciativa nos vino por la experiencia personal de mis padres, ya que llevan veinte años en un grupo, y siempre he visto el interés y las ganas que han tenido en asistir a las reuniones. Las nuestras son mensuales. Nos juntamos en nuestras casas particulares, y se acuerda el día en el que a todos nos venga bien, para que la asistencia sea total.
Los temas que tratamos son variados. Todos ellos vistos desde el punto de vista cristiano: conflictos matrimoniales, educación de los hijos, cuidados de nuestros mayores, compromiso con la sociedad... y ahora, recientemente, estamos viendo temas de formación cristianas, analizando la Biblia. En todos los temas participamos con nuestra experiencia, preguntas, dudas que nos surgen.
La valoración que hacemos personal acerca de estas reuniones es muy positiva, ya que los temas que estudiamos son muy interesantes y enriquecedores para nuestra vida cristiana, y a su vez los podemos aplicar a nuestra sociedad y familia.

   Nati y Vicente

fotopareja

MATRIMONIOS EN LA FE

En Socuéllamos, tenemos una vida parroquial bastante “llena”. Existen actividades para todos los gustos. Concretamente, la que ahora nos ocupa llega a ser muy interesante.
Una vez al mes nos reunimos unos grupos de matrimonios con los sacerdotes.
El criterio de selección en nuestro caso fue el de los cursillos prematrimoniales. Al finalizarlos iban ofertando opciones para seguir integrados en la Parroquia, y de ahí salimos las actuales cinco parejas que estamos en nuestro grupo, teniendo en común el habernos casado todos en un periodo de dos años. Rondamos los treinta por los que no llegan y por los que se pasan.
Otros grupos se formaron por la amistad que tenían, o por otros motivos. Hoy hay en la Parroquia cuatro grupos de distintas edades.
Cada uno de ellos sigue su temario, tratándose en las reuniones temas de la vida cotidiana vistos desde la perspectiva cristiana. Trabajamos durante una hora u hora y media planteándonos también ciertas cuestiones relacionadas con lo que se está viendo, y es ahí donde se abre el diálogo, se exponen casos particulares, generales, opiniones, preguntas acerca de cosas que no sabemos, etc. Eso sí, hay una norma que todos aceptamos al comenzar, y es que las experiencias particulares que se expongan o problemas concretos íntimos de la pareja o del grupo, no deben salir de la reunión, respetando así la confianza que hemos depositado.
Estas reuniones resultan muy constructivas, porque ofreces y recibes mucho. A veces creemos que tenemos una situación difícil, y que llegas a pensar que “esto solo me pasa a mí”, y luego descubres que no es así. Se habla, y rara es la vez en la que no se aclaran o resuelven muchas situaciones de este tipo.
Cuando la reunión se termina, ¡ah!, no hemos dicho que las reuniones se hacen en la casa del matrimonio que le toca ese mes, y como íbamos diciendo, al acabar, los anfitriones de la casa nos preparan un café y su correspondiente postre casero, algo “salaillo” para picar, y algo para “remojar”.
Matrimonios jóvenes, menos jóvenes, sin hijos, con hijos. Animaos todos, porque son muy interesantes y útiles estos grupos. Nosotros ahora estamos recibiendo formación cristiana, y hemos empezado a conocer ese libro gordote que todos tenemos en casa pero que no abrimos mucho, la Biblia.
Esta es una forma más para conocer a Jesús e intentar vivir siguiendo su vida.

                                                  María José y José Luis

       

 

Diseño realizado por: bluesunestudios