historia parroquia Ntra. Sra. Asuncion

"Hermandades y Cofradías en una sociedad en crisis"

La tarde noche del viernes 16 de Marzo, 3º de Cuaresma, las nueve Hermandades de Socuéllamos recibieron, reflexionaron y dialogaron sobre la Carta Pastoral que D. Antonio Algora, nuestro Obispo, nos ha escrito, titulada "Hermandades y Cofradías en una sociedad en crisis" en el marco de la visita pastoral que está realizando por la diócesis.

  El obispo se pregunta en su carta: "¿está afectando la crisis a nuestras Hermandades y Cofradías? O mejor dicho, ¿se están sintiendo cuestionadas por la crisis nuestras Hermandades y Cofradías?, ¿hasta el punto de replantearse sus estructuras?, ¿hasta el punto de cambiar sus criterios?, ¿hasta el punto de modificar sus comportamientos?"   Nos dice así en otros párrafos: “Para nosotros, la esencia de la fe es la relación personal con Jesucristo. Resulta sumamente ilustrativo, en este sentido, el pasaje evangélico que nos narra el encuentro de Juan y Andrés con “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Allí comenzó su experiencia cristiana, allí descubrieron la fe como relación personal con Él. «¿Dónde vives? … Venid y lo veréis… Estuvieron con Él» (Cfr. Jn 1,15-39).  “El sentido de pertenencia a la Iglesia incluye el amor hacia ella y la comunión con ella. Las Hermandades y Cofradías tenéis que hacer posible un fortalecimiento de la vinculación con la Iglesia. Y, a la misma vez, tenéis que ayudar a estrechar los lazos fraternos de unos miembros con otros. Porque, por el hecho de ser miembro de una Hermandad o Cofradía, hay un plus de exigencia sobre los mínimos que todo cristiano se plantea.”  Nacieron nuestras hermandades, nos recuerda D. Antonio, “…para ejercer la caridad y la solidaridad entre sus miembros, y todo lo orientaban a ese fin. El origen de muchas de ellas coincide con un momento histórico, en que la sociedad aún no estaba estructurada para atender necesidades sociales y sanitarias en los sectores más débiles, en los distintos gremios… Entonces, las Hermandades y Cofradías garantizaban la ayuda en esas circunstancias de necesidad.”  Con una oración inicial y dando gracias al finalizar, pusimos todos en las manos del Señor los frutos de esta Carta Pastoral, para bien de nuestras hermandades y cofradías, y para el mayor servicio de la Iglesia a nuestra sociedad. 

Imprimir
Enviar a un Amigo
Volver

Diseño realizado por: bluesunestudios